lunes, junio 9

Empezar por el final.....Parte II (Rasen)

Brotaba del pequeño manantial reflejos amarillos que se confundían con los rayos del sol ,en su paso de agua cristalina por la arenilla fina ,lucían como avena natural, canoas que flotaban como hojas de temprana edad , buscando la suerte de naufragar . Las ramas de los arboles brillaban con ese follaje de suave tino ,serpenteando el filo de la brisa para evitar el desnudo prematuro que le propinaba el viento del norte.

Naciente Oasis en el medio del desierto, abrigaría al paso de una errante pareja en busca de cobijo huyendo del tormento de la arena.

Asomando la punta cianosica de la lengua, cubierta con ulceraciones en la boca, por sufrir la deshidratación que venían arrastrando por la sequía de su sed..., vislumbran, como un espejo piadoso, la presencia ante sus ojos de ese Oasis.
En su larga agonía, al no
dar a entender lo contrario de lo que le decían las voces del desierto, Miklain y Rhizonia, posan sus cuerpos asoleados en la arenilla bajo las sombras.
Pasaran la noche con el abrigo de esos arboles que podados por el tormento les daría refugio y sustento.

Miklain hijo del Príncipe Mickhel de la ciudad de Gudae y Rhizonia hija de la princesa Rahiel de la ciudad de Mazda..,ambos prófugos, por la unión negada y angustia relación de conflicto; por los intereses adquiridos en generaciones pasadas.

Rhizonia, mostraba la señal esférica que cada día crecía en cada despertar.Ordenada y consecuente como toda cortesana, tomaba y recolectaba cada mañana, agua fresca en su botija de barro vidriado de matiz verde .En su combinación con el amarillo del fondo del agua, reflejaban una suave alianza con la gama de los arboles.

Miklain comedido y preocupado por contar las lunas llenas desde la fecundación de su nuevo ser, no lograba fijar la figura de
Rhizonia cada vez que se acercaba al manantial..,los rayos del sol insidian diagonalmente en la vasija ,impidiéndole claridad en su silueta por esa cortina natural que le ofrecía el resplandor, al no alcanzarla..,sentía el frió de la fiebre como único síntoma al no poder ver su princesa amada.

Restando lunas crecientes,
Rhizonia sentía la palma abultada en su barriga, recibiendo señal del próximo encuentro con su interior. Mientras en cada noche se acercaba mas la luna , en el día se alejaba mas el sol..,quedando establecido ,en cada tala de árbol ,el nido construido por Miklain para ver nacer a su primogénito.

En cada bebida de agua de ese manantial.., Rhizonia sentía un lleno en su adentro..,en las noches cuando bebía..,podía ver la luz que atravesaba su piel pudiendo ver la silueta engendrada asegurándose la llegada en esa noche sin luna.

Asi nace en el medio del desierto bajo la sombra de la noche de un Oasis ...,la heredera princesa niña Rasen.






7 comentarios:

fabi dijo...

Hola, pasando por Chapi te he encontrado. Me gusta tu rincòn y seguro que volverè a leerlo, si no te molesta...
un saludo da italia, roma
fabi

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

una historia realmente bella,te dejo un monto de beso y te deseo un buen fin de semana

Maria Cristina dijo...

Un gusto visitarte de nuevo Arturo y espero que pases un gran fin de semana, gracias por tus escritos porque son diferentes y unicos porque son tuyos, tan bella Trixie y sus cachorros

Bethy dijo...

Hola, hace ya algunos días que recibí una visita tuya en mi Blog... y vine a agradecerte que te pasearas por mi espacio... Me tomé la libertad de leer bastantito de tus textos y me ha encantado, si me das cabida me tendrás por aqui a menudo... encantada en conocerte. Me gustó mucho tu Blog. Un fuerte abrazo desde México. Bethy.

Graciela dijo...

Hola! paso a leer tus historias de las cuales brota un halo de aventura, misterio que invitan a seguir visitándote, tienes un blog intenso. un abrazo querido Amigo!

mar dijo...

Me encantan tus historias porque invitan a soñar..y yo soy una gran soñadora.
Un besito y una estrella.
Mar

Catalina Zentner dijo...

Arturo, vengo a agradecer tu comentario implosivo y explosivo, me encuentro con una historia que desde el final o el principio, da gusto leer.
Saludos y vuelve cuando gustes, que yo también lo voy a hacer.