martes, enero 8

Me lo imagino...

Imagino la mañana
tocando el rocio
que cuelga la hoja
como agua clara de rio.


Imagino la mañana
con el tino de tu piel
acariciando la musa
esparcida con miel.


Imagino la mañana
arruyando el gorrion
en aquel reflejo de amor
que invadio mi ilusion
para dedicarte esta pasion.

Imagino la mañana
asolado con la gracia de Dios
que anima mi mente
para encontrar ese vuelo

que surca sobre el cielo

para decirte lo tanto que te quiero.

1 comentario:

Azul... dijo...

Arturo, qué versos más hermosos!!!! Me encantaron!!!

Un beso grandote